De éxito y triunfo

Por enésima vez, la espera mereció la pena. Tras la última gran tarde, con los tres rejoneadores a hombros, y tras dejar atrás la Plaza de Toros de La Condomina, como quién se despide del amor del verano añorando con volverse a encontrar, las palabras que mejor definen lo ocurrido en la pasada feria murciana son éxito y triunfo. No obstante, tan sólo uno de los espadas anunciados no ha salido por la Puerta Grande, José Mª Manzanares, sinónimo que la materia prima de la fiesta ha funcionado, que los matadores han estado acertados en el manejo de los engaños y la toledana, además de las cabalgaduras, en el caso de los actuantes en el festejo de rejones que puso fin a la feria.

Pero vayamos por partes para hilar con maestría esta palabras que quedarán como resumen de lo disfrutado en el ciclo taurino pimentonero 2016. El pasado domingo 11 se abrió la feria con la caída a última del cartel del extremeño Alejandro Talavante, lesionado en la muñeca. La apuesta de la empresa de apostar por un mano a mano entre Paco Ureña y Miguel Ángel Perera fue un nuevo éxito para apuntar a los gestores de nuestro coso ya que ambos estrenaron la feria y, como premio a una importante labor durante la tarde, la puerta grande también. Se lidiaron cinco toros del hierro titular de Juan Pedro Domecq y un sobrero de Parladé, con el que el torero de Lorca hizo una gran faena premiada con dos orejas. El torero murciano inclinó a su favor la tarde, con una interpretación del arte de cuchares sensacional, destacando varias series de naturales con quietud, verdad, sentimiento, profundidad y duende.

Tras la primera tarde, con dos toreros anunciados y ambas salidas a hombros, hicieron el paseíllo en la segunda Ponce, El Juli y Antonio Puerta, que lejos de arrugarse ante lo conseguido por sus colegas de profesión, pasearon ocho apéndices auriculares que les sirvieron también para suspenderse entre el gentío por la Puerta Grande. Puerta, que entró por la vía de la sustitución sustituyendo a Roca Rey, volvió a dar muestra de sus calidad como matador de toros, como ya hizo hace un año ante sus paisanos en el mismo escenario cuando salió dos tardes por la puerta grande. Sin duda a tener en cuenta que lleva tres de tres, y es que, de nuevo, volvió a montar el taco. Abrió plaza el maestro de Chiva, que cimento su triunfo ante su segundo oponente, al que interpretó una faena de mucha inteligencia y maestría. El Juli, se mostró muy entregado y valiente, y desplegó su cátedra técnica, destacando en su primero por las condiciones del Cortés. Pero lo sublime llegó con el coletudo de Cehegín. Salió por el portón de los sustos el sexto toro del festejo que rehuyó de inicio los engaños. Sin embargo Puerta lo metió en la canasta, construyó una faena llena de grandes momentos, hasta el punto que en los tendidos asomó el aire indulto que finalmente se esfumó.

_c2z9669

Las dos primeras tardes ya estaban dibujadas y los dos toreros de la tierra ya habían dejado su impronta en la feria 2016.

Se cerró el ciclo de festejos de toreo a pie, la tarde del martes 13 de septiembre con otro nuevo logro. El Fandi y López Simón se marcharon a hombros del coso de la Condomina tras desorejas a dos estupendos toros de la corrida titular de García Jiménez que fue remendado por un sobrero de Victoriano del Río, que resultó notable. Una pena que El Fandi no fue certero en la suerte suprema ante el Victoriano ya que si no hubiera visto incrementado su honra. Pese a ser el único matador que no salió en volandas por la Puerta Grande de Murcia, Manzanares realizó una faena de muleta con profundidad y buen gusto. Para el recuerdo de los allí presentes, dejó una serie de naturales largos y templados.

_c2z1007

Y al igual que la temporada anterior, el pasado domingo 18, la feria cerró este sobresaliente ciclo taurino con el festejo reservado a los rejoneadores Andy Cartagena, Sergio Galán y Diego Ventura, que queriendo sumarse a la fiesta del triunfo de la recién finalizada feria, remataron el ciclo saliendo por la Puerta Grande también como lo habían hecho los siete compañeros de profesión taurina durante los días previos. La segunda parte del festejo resultó la más entretenida por la mejor condición de Los Espartales y que contribuyó a que los tres astados se fueron desorejados al desolladero. A resaltar la exhibición de doma de Cartagena en el cuarto, las flores y el rejón de muerte de Galán en el quinto y los quiebros y la conexión con los tendidos de Ventura en el sexto.

En cierta ocasión leí una cita anónima que reza “el éxito sólo es posible cuando tus sueños son más fuertes que tus miedos”. No me cabe la menor duda, que la empresa, los diestros contratados, los ganaderos, los empleados de La Condomina y la afición taurina murciana han estado soñando con una gran feria, porque así, llena de éxitos la hemos compartido. Seguro que todos juntos ya hemos empezado a dibujar en la ideario colectivo la siguiente.