Compartir grandes momentos

Cuando, día tras día, el calendario taurino de agosto va consumiéndose y los espadas, astados y rejoneadores van encontrándose, ligando faenas y cosechando triunfos por el planeta del toro, la feria murciana se asoma ya próxima tras un año de espera.

En este momento, a menos de un mes para que Perera haga una señal para que el portón de los sustos se abra y el primer burel del hierro de Juan Pedro Domecq pise el albero de La Condomina, viene a la cabeza la frase que reza “hay un tiempo para dejar que sucedan las cosas, y un tiempo para hacer que las cosas sucedan”.

Eso ocurre cada feria en Murcia. Un tiempo de profesional preparación por parte de la empresas, un tiempo de disfrute entre grandes aficionados en el tendido y, ahora, a escasas fechas de encontrarnos en la feria 2016, unas líneas para volver a saborear los grandes momentos compartidos en las tardes de toros de Murcia’15.

Para transportarnos a los grandes instantes vividos la temporada pasada en la capital murciana, comenzaremos con los agradecimientos y reconocimientos al esfuerzo realizado y al buen hacer de los protagonistas que vieron distinguida su labor. Así se fallaron los siguientes premios: la mejor faena recayó en Julián López “El Juli” y la más artística en Enrique Ponce por la realizada al cuarto toro del día 16 de la ganadería Las Ramblas. Ambas figuras volverán a deleitar a la afición murciana con muletazos de quilates en la tarde del próximo martes 12 de septiembre, donde compartirán cartel con el ciclón Roca Rey ante los toros de Victoriano del Río.

AC2Z5444

 

Por otro lado, el diestro de Lorca Paco Ureña (que está anunciado en la primera de feria) fue recompensado como triunfador de la corrida de la prensa donde ganó la partida a dos buenos toreros como son Padilla y Escribano. Asimismo, logró la mejor estocada, por la suerte suprema realizada al segundo de su lote de la ganadería de Fuente Ymbro, el pasado 18 de septiembre.

Otro de los que repite este año es el jinete Andy Cartagena, que tras pasear cuatro orejas y un rabo, fue declarado el mejor rejoneador y que, a buen seguro, volverá a hacer las delicias del público montando a sus preciosos corceles.

Por último, Antonio Puerta consiguió tres galardones. Fue declarado triunfador de la feria, mejor toreo de capa por sus lances al tercer toro en la corrida del día 19 y, finalmente, fue condecorado al valor por aceptar tomar la alternativa al compartir cartel con dos figuras del toreo y triunfar a pesar de la responsabilidad. También fueron gratificados por su labor el pasado año; Antonio Cama, subalterno de la cuadrilla de Antonio Puerta, al colocar el mejor par de banderillas al sexto toro de la tarde del día de la alternativa de su matador; y Pepín Liria, por el quite realizado en el quinto toro de la tarde del día 14 tras saltar al ruedo para socorrer al picador tras ser derribado.

Sin duda, al honrar brevemente a los protagonistas de esos grandes momentos que seguro fueron compartidos en la plaza y fuera de ella por los aficionados, habrán vuelto a pasar por el corazón esos instantes mágicos ocurridos en el albero murciano.

Pero vamos a recapitular un poco más algunos de ellos. Como ese buen regusto que dejan en la boca los recuerdos de los grandes platos saboreados, vividos. Empecemos por la mejor faena, la realizada por “El Juli” en la primera de feria. Ya hemos alabado en este mismo lugar la maestría de este prodigio de la tauromaquia que temporada tras temporada sigue forjando su célebre historia como matador de toros. Su técnica y dominio son totales. Parar, templar y mandar, que reza la esencia del arte de cuchares y que tan sobresalientemente bien hace el madrileño para ser poderoso delante de la cara de los toros. Sin duda, es un auténtico lujo que Julián vuelva a estar presente en la plaza de La Condomina donde triunfó el año pasado. Cimentó esa gran faena iniciándola con dos pases cambiados por la espalda, de máxima exposición, y que remató con un bonito trincherazo con una gran clase. Aunque el victoriano protestó para tragar los muletazos que le ofreció “El Juli”, el coletudo fue, poco a poco, dominándole hasta ir sometiéndolo. Esencia pura del toreo fueron los naturales con los que finalizó, agrandados por cómo el maestro madrileño aguantó con seguridad, valor y destreza un parón del astado entre los engaños. Gran faena que fue premiada con una oreja aunque hubo también petición de la segunda. También estuvo sublime “El Juli” en el manejo de la muleta en su segundo toro con mucho temple por el pitón derecho. Una vez más, manejó los tiempos y la suavidad, aspectos que sumados a lo anteriormente expuesto seguro que expondrá en su cita con la que abrirá la feria murciana.

Por otro lado, Enrique Ponce nos tiene acostumbrados a hacer historia en nuestro coso. Si hace dos años aún recordamos el indulto al toro “Filósofo” de la ganadería de García Jiménez, el pasado año salió a hombros en la segunda corrida de la Feria junto a “El Fandi”, aunque el peso de las orejas cortadas tiene distinto peso torero. Por algo el del Chivas, leyenda viva del toreo, logró la faena más artística. No obstante, el idilio entre Ponce y Murcia, entre Murcia y Ponce, se refrenda año a año. La tarde de su último triunfo comenzó cuidando con mimo a su primer oponente, de la ganadería de Las Ramblas, al que ligó muletazos a media altura con temple, armonía, quietud y aplomo. Cortó una oreja, y lo anteriormente expuesto se unió de manera inexorable con el cuarto toro de la tarde, el mejor del encierro que llevó a Murcia el ganadero albaceteño. Al burel, noble y con transmisión, lo recibió Ponce por verónicas cargando la suerte, ganando terreno, y remató abrochando con dos medias de lujo. Toro y torero se encontraron para empezar a construir el triunfo artístico del diestro en la feria. Ya en el caballo, el de Las Ramblas empujó firme el peto en varas y lució con alegría en el tercio de los rehiletes. Para cuando llegó la faena de muleta, la suerte estaba echada. Ponce ligó varias tandas de muletazos, del más preciado metal, por ambos pitones a media altura, sin dejarse topar, rematados con varios pases de pecho y desplantes. Ya con el público entregado y el animal en las tablas preparó su entrada a matar, con varias tandas de rodillas que terminaron de subir del todo la temperatura del tendido. Tras una estocada entera, el animal dobló, los pañuelos asomaron, el toro se marchó desorejado al desolladero y el premio a la mejor faena artística estaba adjudicado.

_C2Z1030_1

El último en sumarse al triunvirato del éxito que repite este año en Murcia es el jinete Andy Cartagena. El de Benidorm, que volvió a La Condomina tras años de ausencia,  estuvo cumbre ante los tres cuartos de espectadores que registró la plaza murciana en la última de feria. El gran comportamiento y belleza plástica de su cuadra, junto a su buen hacer, resultaron claves para realizar un gran espectáculo que le catapultó a pasear cuatro orejas y un rabo. Así como los caballos de su cuadra fueron los mejores aliados para su triunfo, los espectadores tienen que serlo para el ciclo murciano acudiendo en masa para saborear de primera mano lo que depare la feria 2016 y que, dentro de un año, a las puertas de la siguiente, volveremos a catar con los recuerdos de los mejores momentos de los que serán cómplices en pocas semanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s