La contundencia de los datos

Tal y como apuntó uno de los inventores del periodismo informativo, el norteamericano Charles A. Dana, “las opiniones son libres, los hechos son sagrados“. Así pues, y pese a los ataques que el mundo del toro viene sufriendo, especialmente, las últimas temporadas, la economía taurina goza de muy buena salud.

Es fundamental recapitular algunos datos que dimensionan la importancia que tiene esta actividad a la que se dedican, en el conjunto de España, casi 200.000 españoles. Ese dato, extrapolado a un municipio de la Región de Murcia, equivale a que casi la totalidad de la población de Cartagena tiene trabajo gracias a la tauromaquia, y está repartida en 103 actividades profesionales. Por otro lado, hay otro dato incontestable que habla del apoyo del público a la fiesta de los toros en el conjunto de nuestro país. Durante la pasada temporada acudieron a las plazas 6 millones de espectadores. Comparándolo, por ejemplo, con el baloncesto, se trata del triple de los que reúnen los clubes de la canasta de la máxima competición doméstica.

Después de varios años con la consabida crisis económica, los números de los festejos celebrados en el Estado las dos últimas temporadas se han estabilizado entorno a 1.200. y la comunidad murciana, una temporada más, sigue en el ‘top ten’ con 32 festejos celebrados en 2015. Es importante matizar que en estas cifras se incluyen los festivales, como el que se celebra de forma solidaria en la plaza de La Condomina en primavera, pero no los festejos menores, como las novilladas sin picadores, las becerradas o los festejos populares (en claro auge), ya que crecieron casi un 17% la temporada pasada en España.

Varios apuntes globales antes de centrarnos en nuestra tierra pimentonera. Un gran termómetro para medir la verdadera salud económica del toreo es el número de festejos celebrados con ejemplares de cuatro o más años. En la década de los 80, época de gran popularidad y respaldo social del arte de cuchares, la media fue de 476 corridas al año, cifra similar a la de esta temporada. Si a esto le añadimos que actualmente el ratio existente es de 9,7 corridas por cada millón de habitantes, cerca de la Edad de Plata de la Tauromaquia con 11,7 y también próximo a la Edad de Oro con 12,5, concluiremos que, pese a quien pese, los datos, el respaldo social y el impacto económico de la fiesta, avalan con contundencia los espectáculos taurinos en nuestro país. Las zancadillas puestas por algunos grupos políticos en ciertos municipios como San Sebastián, son al tiempo contestadas por el público que ha aumentado su presencia en las plazas, llenando los tendidos en el caso de la capital guipuzcoana y reivindicando sus derechos contra el abolicionismo. En este sentido, se hace imprescindible resaltar algunos datos globales que dimensionan por sí solos la fiesta y que callan bocas. La cifra económica global de todo lo anteriormente expuesto asciende a los 3.550 millones de euros al año, un 0,32% del PIB de España, y que supondría poder pagar la pensión media de jubilación durante todo un año a 249.230 personas, un número correspondiente a la población total de una ciudad como Vitoria-Gasteiz. Además, hay que sumar que gracias al toreo el turismo y la hostelería obtienen 1.610 millones de euros al año, porque para España, tercer país receptor de visitantes del mundo, el toro es con lo que los turistas más asocian a nuestro país.

murcia-02

 

Nueve millones en Murcia

 Según un estudio de la Universidad de Extremadura, una sola semana de feria taurina supone cerca de unos 5,8 millones de euros de media. Sin embargo, en el caso de la feria que se celebra en La Condomina, y según otro estudio de la Universidad de La Rioja, el impacto global de los festejos taurinos en la capital murciana está cerca de los 9 millones de euros.

El impacto turístico de los toros en Murcia es enorme. Para que se hagan una idea, por cada 50 euros invertidos en la compra de una entrada se generan otros 118 euros adicionales para la economía de la capital pimentonera, y por cada euro invertido en toros en nuestra ciudad, los negocios de la misma se llevan otros 2,3 euros. A esto hay que añadirle otros sectores donde tienen eco económico los toros como son la agricultura, la ganadería, los transportes, los servicios y las actividades culturales. Cifras demoledoras del motor económico que suponen nuestras fiestas.

Si la parte económica resulta fundamental, hay otros dos aspectos que terminan de concluir la riqueza que generan los festejos en Murcia. Se trata de los aspectos mediático y social. Cada tarde de toros, el foco de la ciudadanía está puesto en lo que va a acontecer y acontece en el coso de La Condomina. El interés que despierta lo que ocurre cada tarde de diversión taurina es difundido por todo el planeta del toro a través de los medidos de comunicación, off line y on line, que colocan a Murcia en la primera plana de la información taurina nacional. A esto hay que añadirle la difusión de los propios protagonistas y sus cuadrillas a través de la redes sociales y de los aficionados a través del mismo medio. Esos índices de gran notoriedad de la feria murciana y de su ciudad suponen un gran retorno para la propia ciudad que costaría mucho dinero lograr por otro cauce.

Finalmente, hay que volver a recalcar algo que ya pusimos en valor en este mismo espacio la temporada pasada. El personal que acude a nuestra plaza de toros responde a un perfil que también gusta de otras manifestaciones artísticas como los conciertos, el cine, el teatro, etc. lo que implica que tanto en Murcia como en otros lugares de España, los aficionados taurinos tienen un importante conocimiento tanto de los propios artes de cuchares y marialva como de otras disciplinas. Por todo esto, en esta temporada tan importante por todo lo que está ocurriendo con las paupérrimas actuaciones de los que tenemos enfrente, resulta clave dar un paso adelante. El compromiso por y para la fiesta de cada aficionado tiene que verse reflejado con una gran presencia de público en los tendidos de la feria’16 en Murcia, y así proteger lo que es nuestro y que tanto valor tiene.

Unidos frente a lo detestable, indigno e inhumano

Apenas una semana antes del comienzo de la feria de Murcia, el nombre de Víctor Barrio volverá a la actualidad taurina para recibir un gran y merecido homenaje. Será el próximo 4 de septiembre en Valladolid. Allí, en el coso castellano, harán el paseíllo las principales figuras del toreo, algunas de las cuales también actuarán en el coso de La Condomina para rendir respetuoso homenaje al joven torero desaparecido trágicamente. En esa cita se volverá a poner de manifiesto la solidez de la unidad del mundo del toreo de nuestro país para lograr “una tauromaquia más fuerte y sólida, que es lo que querría Víctor”, tal y como reza el comunicado emitido por la Fundación del Toro de Lidia. Asimismo, la recaudación de tan emotiva fecha irá destinada a la promoción y difusión de la tauromaquia.

Por todos es sabido las impresentables declaraciones de algunos en las redes sociales vertidas a raíz de la muerte del torero segoviano, mucho más atroces que la lidia del toro que ellos critican. Las personas y la vida humana están por encima de todo, y la justicia no puede permitir que los emisores de esos mensajes indignos y espeluznantes no paguen por ello. Pero además, algunos de los aspectos más peligrosos de los autodenominados animalistas es que el 90% de ellos nunca ha presenciado una corrida de toros, lo que denota aún más si cabe su desconocimiento y sorprendente agresividad. Y es que ¿cómo explicarles el Arte del toreo que tienen los lances que interpretan delante de un animal salvaje, si nunca lo han presenciado?

 

barrio4-klmH--620x349@abc

 

Uno de los ejemplos que ilustran lo anteriormente expuesto fueron la sucesión de mensajes que se intercambiaron el diestro Miguel Abellán y el motorista Aleix Espargaró en las redes sociales. Muchos radicales los utilizaron para cargar injustamente contra el matador y seguir delinquiendo. Varios grupos y partidos animalistas han tratado de desvincularse de esas lamentables opiniones, y rechazaron los comentarios que se sucedieron en las redes sociales contra el torero Víctor Barrio, su viuda, y la violencia verbal empleada por algunos para referirse a este caso o descalificar al mundo del toro. Quizá demasiado tarde. El daño está hecho, ya que quienes piden tratar a los animales como personas no se ajustan a los criterios que colocan la vida de un ser humano por encima de todo. Esos colectivos no comprenden que es el hombre el que da existencia a los animales con su inteligencia, y que su posición degrada a los seres humanos al nivel de cucarachas o microbios. Además, tampoco tienen en cuenta que, a diferencia de las personas, los animales carecen de autoconsciencia y hasta del conocimiento de su muerte. ¿Se imaginan un cónclave democrático entre carnívoros y herbívoros en una tierra sin humanidad, como en las célebres fábulas del gran Félix María Samaniego?

No obstante, se trata de una podredumbre moral de los que, cobardemente escondidos tras el anonimato, han mostrado una oleada de alegría por la muerte de un ser humano. ¡Qué perversión de valores y qué analfabetos de los sentimientos! Menos mal que la Fundación Toro de Lidia comenzó a interponer demandas por los mensajes vertidos, tal y como deseó el propio Víctor Barrio que le pidió a su esposa que no consintiera vejaciones a partir de una conversación que mantuvo con ella en torno a unos insultos y comentarios vejatorios surgidos en las redes sociales contra los toreros que sufrían cornadas en los ruedos. A esas primeras denuncias se están sumando otras provenientes de los gabinetes de comunicación de los espadas, que ven inundados sus perfiles sociales de mensajes privados con amenazas de muerte.

Pero es necesario echar la vista atrás para ver cómo durante este año 2016 ha ido incrementándose el hartazgo al deprecio que tienen unos pocos al mundo de los toros.

Corría el mes de marzo en Valencia, y ya con la feria taurina de Fallas iniciada, diestros, ganaderos y aficionados llegados de toda la geografía española, también de Francia y Portugal, se unieron en una manifestación histórica para reclamar libertad y respeto para el mundo del toro, y reivindicar la tauromaquia como “herramienta económica dinamizadora de muchas ciudades, y portadora de valores sociales y humanos”.

El lema de la manifestación fue “El toro: cultura, raíces y libertad de un pueblo” y, entre otros, estuvieron presentes “El Juli”, José Tomás, José María Manzanares, Morante de la Puebla y Ponce, que a la finalización de la misma destacó que “son un ejemplo de civismo y están orgullosos de ser aficionados a los toros”. Además, esa cita sirvió para que todos los estamentos de la fiesta reclamaran que el toro y su mundo es cultura “legal, cultural y amparada por la Constitución, que además supone un motor económico que nadie puede negar”, tal y como también hemos ido reclamando en este espacio.

La mecha estaba prendida y, tras el trágico suceso vivido en Teruel, los acontecimientos se han recrudecido. Quizás el quid de la cuestión está en que todos los estamentos del mundo del toro nos unamos para recordar no cómo murió Víctor Barrio, sino para celebrar cómo vivió. Él expresó en más de una ocasión que el respeto a los demás seres vivos era un valor fundamental, a lo que añadía que siempre había que defenderlo con firme compromiso.

Víctor, además de gran torero, destacó por su humildad, gran calidad y cercanía con los niños. De hecho, para iniciar a los más pequeños de Sepúlveda en el toreo y que se divirtieran como se divertían con un balón, su esposa Raquel contó que llegó a recortar la moqueta de color rojo que se extendió en su boda para hacer muletas para ellos. Recordémosle así, como era, y honremos su vida por el amor al toro. Firmes y unidos frente a lo detestable, indigno e inhumano.

Compartir grandes momentos

Cuando, día tras día, el calendario taurino de agosto va consumiéndose y los espadas, astados y rejoneadores van encontrándose, ligando faenas y cosechando triunfos por el planeta del toro, la feria murciana se asoma ya próxima tras un año de espera.

En este momento, a menos de un mes para que Perera haga una señal para que el portón de los sustos se abra y el primer burel del hierro de Juan Pedro Domecq pise el albero de La Condomina, viene a la cabeza la frase que reza “hay un tiempo para dejar que sucedan las cosas, y un tiempo para hacer que las cosas sucedan”.

Eso ocurre cada feria en Murcia. Un tiempo de profesional preparación por parte de la empresas, un tiempo de disfrute entre grandes aficionados en el tendido y, ahora, a escasas fechas de encontrarnos en la feria 2016, unas líneas para volver a saborear los grandes momentos compartidos en las tardes de toros de Murcia’15.

Para transportarnos a los grandes instantes vividos la temporada pasada en la capital murciana, comenzaremos con los agradecimientos y reconocimientos al esfuerzo realizado y al buen hacer de los protagonistas que vieron distinguida su labor. Así se fallaron los siguientes premios: la mejor faena recayó en Julián López “El Juli” y la más artística en Enrique Ponce por la realizada al cuarto toro del día 16 de la ganadería Las Ramblas. Ambas figuras volverán a deleitar a la afición murciana con muletazos de quilates en la tarde del próximo martes 12 de septiembre, donde compartirán cartel con el ciclón Roca Rey ante los toros de Victoriano del Río.

AC2Z5444

 

Por otro lado, el diestro de Lorca Paco Ureña (que está anunciado en la primera de feria) fue recompensado como triunfador de la corrida de la prensa donde ganó la partida a dos buenos toreros como son Padilla y Escribano. Asimismo, logró la mejor estocada, por la suerte suprema realizada al segundo de su lote de la ganadería de Fuente Ymbro, el pasado 18 de septiembre.

Otro de los que repite este año es el jinete Andy Cartagena, que tras pasear cuatro orejas y un rabo, fue declarado el mejor rejoneador y que, a buen seguro, volverá a hacer las delicias del público montando a sus preciosos corceles.

Por último, Antonio Puerta consiguió tres galardones. Fue declarado triunfador de la feria, mejor toreo de capa por sus lances al tercer toro en la corrida del día 19 y, finalmente, fue condecorado al valor por aceptar tomar la alternativa al compartir cartel con dos figuras del toreo y triunfar a pesar de la responsabilidad. También fueron gratificados por su labor el pasado año; Antonio Cama, subalterno de la cuadrilla de Antonio Puerta, al colocar el mejor par de banderillas al sexto toro de la tarde del día de la alternativa de su matador; y Pepín Liria, por el quite realizado en el quinto toro de la tarde del día 14 tras saltar al ruedo para socorrer al picador tras ser derribado.

Sin duda, al honrar brevemente a los protagonistas de esos grandes momentos que seguro fueron compartidos en la plaza y fuera de ella por los aficionados, habrán vuelto a pasar por el corazón esos instantes mágicos ocurridos en el albero murciano.

Pero vamos a recapitular un poco más algunos de ellos. Como ese buen regusto que dejan en la boca los recuerdos de los grandes platos saboreados, vividos. Empecemos por la mejor faena, la realizada por “El Juli” en la primera de feria. Ya hemos alabado en este mismo lugar la maestría de este prodigio de la tauromaquia que temporada tras temporada sigue forjando su célebre historia como matador de toros. Su técnica y dominio son totales. Parar, templar y mandar, que reza la esencia del arte de cuchares y que tan sobresalientemente bien hace el madrileño para ser poderoso delante de la cara de los toros. Sin duda, es un auténtico lujo que Julián vuelva a estar presente en la plaza de La Condomina donde triunfó el año pasado. Cimentó esa gran faena iniciándola con dos pases cambiados por la espalda, de máxima exposición, y que remató con un bonito trincherazo con una gran clase. Aunque el victoriano protestó para tragar los muletazos que le ofreció “El Juli”, el coletudo fue, poco a poco, dominándole hasta ir sometiéndolo. Esencia pura del toreo fueron los naturales con los que finalizó, agrandados por cómo el maestro madrileño aguantó con seguridad, valor y destreza un parón del astado entre los engaños. Gran faena que fue premiada con una oreja aunque hubo también petición de la segunda. También estuvo sublime “El Juli” en el manejo de la muleta en su segundo toro con mucho temple por el pitón derecho. Una vez más, manejó los tiempos y la suavidad, aspectos que sumados a lo anteriormente expuesto seguro que expondrá en su cita con la que abrirá la feria murciana.

Por otro lado, Enrique Ponce nos tiene acostumbrados a hacer historia en nuestro coso. Si hace dos años aún recordamos el indulto al toro “Filósofo” de la ganadería de García Jiménez, el pasado año salió a hombros en la segunda corrida de la Feria junto a “El Fandi”, aunque el peso de las orejas cortadas tiene distinto peso torero. Por algo el del Chivas, leyenda viva del toreo, logró la faena más artística. No obstante, el idilio entre Ponce y Murcia, entre Murcia y Ponce, se refrenda año a año. La tarde de su último triunfo comenzó cuidando con mimo a su primer oponente, de la ganadería de Las Ramblas, al que ligó muletazos a media altura con temple, armonía, quietud y aplomo. Cortó una oreja, y lo anteriormente expuesto se unió de manera inexorable con el cuarto toro de la tarde, el mejor del encierro que llevó a Murcia el ganadero albaceteño. Al burel, noble y con transmisión, lo recibió Ponce por verónicas cargando la suerte, ganando terreno, y remató abrochando con dos medias de lujo. Toro y torero se encontraron para empezar a construir el triunfo artístico del diestro en la feria. Ya en el caballo, el de Las Ramblas empujó firme el peto en varas y lució con alegría en el tercio de los rehiletes. Para cuando llegó la faena de muleta, la suerte estaba echada. Ponce ligó varias tandas de muletazos, del más preciado metal, por ambos pitones a media altura, sin dejarse topar, rematados con varios pases de pecho y desplantes. Ya con el público entregado y el animal en las tablas preparó su entrada a matar, con varias tandas de rodillas que terminaron de subir del todo la temperatura del tendido. Tras una estocada entera, el animal dobló, los pañuelos asomaron, el toro se marchó desorejado al desolladero y el premio a la mejor faena artística estaba adjudicado.

_C2Z1030_1

El último en sumarse al triunvirato del éxito que repite este año en Murcia es el jinete Andy Cartagena. El de Benidorm, que volvió a La Condomina tras años de ausencia,  estuvo cumbre ante los tres cuartos de espectadores que registró la plaza murciana en la última de feria. El gran comportamiento y belleza plástica de su cuadra, junto a su buen hacer, resultaron claves para realizar un gran espectáculo que le catapultó a pasear cuatro orejas y un rabo. Así como los caballos de su cuadra fueron los mejores aliados para su triunfo, los espectadores tienen que serlo para el ciclo murciano acudiendo en masa para saborear de primera mano lo que depare la feria 2016 y que, dentro de un año, a las puertas de la siguiente, volveremos a catar con los recuerdos de los mejores momentos de los que serán cómplices en pocas semanas.

Único y excepcional

Así es el toro de lidia. Como esta fiesta nuestra que ha subsistido y evolucionado desde sus orígenes míticos en la cultura mediterránea hasta nuestros días, y que representa un patrimonio cultural que es necesario salvaguardar y proteger por constituir un espectáculo que proporciona sensaciones y experiencias indescriptibles. La fiesta del toreo conecta de una forma íntima y sensible a los aficionados cuando ven la ligazón de una faena entre la fiera y el hombre.

Antes de analizar los hierros que saldrán de los corrales de la plaza de toros de La Condomina entre el 11 y el 18 de septiembre, es importante poner en valor el trabajo de los ganaderos y sus equipos de trabajo en las dehesas que consiguen temporada tras temporada, tras una cuidada selección, la supervivencia de esta especie a través de nuevos becerros. Ese gran trabajo, junto al de otros estamentos de la fiesta, representa una de las razones principales de la permanencia de la fiesta al crear un espectáculo único y excepcional que rememora el culto al dios-toro y que tiene sus raíces profundas en la cultura del mar Egeo, donde todavía hoy se conservan tradiciones ancestrales para celebrarlo.

12472792_1712281002371565_4039748775269669383_n

 

Además, antes de saltar por el portón de los sustos de la más que centenaria plaza de toros de Murcia, los ganaderos habrán tenido en cuenta la conformación física, la línea genética tras un exhaustivo proceso, la alimentación, los saneamientos y las vacunaciones hasta lograr ese burel de categoría sobresaliente que saltará al albero pimentonero.

Los astados de los cuatro festejos principales pertenecen a los hierros de Juan Pedro Domecq, Victoriano del Río y García Jiménez y Olga Jiménez, al que se suma en el espectáculo de rejones, en los que saldrán despuntados reglamentariamente, los morlacos de Los Espartales. Los primeros que saltarán a la arena serán los astados sevillanos de Juan Pedro Domecq, toros del agrado de las figuras, bien encornados, astifinos y de proporciones armónicas.  Cuentan generalmente de un cuello largo y descolgado, el morrillo bien desarrollado y las manos cortas. Su antigüedad data de 1970 y la señal que lucen en los pabellones auriculares son punta de lanza en ambas orejas. Principalmente tienen capas negras, coloradas o castañas, la divisa es encarnada y blanca, y estos toros pastan y se crían en la finca “Lo Álvaro” en la localidad de El Castillo de las Guardas (Sevilla). Los diestros encargados de lidiarlos en la primera de feria; Perera, Talavante y Ureña saben de la buena condición de este hierro en su tarea de salir triunfadores esa tarde.  De lo más reseñable de lo lidiado esta temporada, merece la pena destacar el triunfo rotundo de Cayetano en Valencia, el pasado 20 de marzo, ante un astado con movilidad, que repetía y se entregó a los engaños del maestro.

La segunda ganadería encargada de suministrar la materia prima de la fiesta en Murcia pertenece a Victoriano del Río que recientemente cosechó un gran éxito en la primera plaza del mundo, Madrid, en una tarde en la que López Simón y Manzanares salieran a hombros, y en la que además de las alabanzas al buen comportamiento de los morlacos, al quinto toro de aquella tarde se le pidió con fuerza la vuelta al ruedo en el arrastre, lo que da muestras de la importancia de los victorianos lidiados. Así, el presente, Ponce y “El Juli”, y el futuro de la tauromaquia, Roca Rey, autentica sensación de la temporada, torearán reses que llevan en sus genes el encaste “Domecq”. Toros de buenas hechuras, buena cara y arboladura, bajo y que va a más durante la faena. Muchos de sus hermanos se definen por mantener una embestida constante, lo que en manos de la terna actuante esa segunda tarde, puede favorecer el trasteo de la misma. Los toros de Victoriano que viven hasta su embarque a las plazas en la finca ‘El Palomar’ de Guadalix de la Sierra (Madrid), están consolidados en las ferias importantes, como la murciana. La antigüedad de estos animales data de 1942, la señal que lucen es muesca en ambas orejas y su divisa es negra y amarilla.

12391416_1675391616060504_2663192609874192928_n

La última tarde de toreo a pie, el martes 13 de septiembre, “El Fandi”, Manzanares y López Simón se sortearán en el apartado matinal toros del hierro salmantino García Jiménez-Olga Jiménez. La procedencia de su encaste actual también es Juan Pedro Domecq como en la primera tarde, y lo que se espera de ellos es que tengan movilidad, sean nobles y encastados. Como también se ha reseñado anteriormente, los coletudos actuantes pueden verse beneficiados por esas condiciones dado lo artístico de sus faenas en el caso de Manzanares y López Simón. También, en el caso de “El Fandi” para lucirse con los rehiletes, los Jiménez deben tener movilidad, ya que los deja muy enteros para ese tercio. Todos los hermanos de estos dos hierros pastan en la finca ‘Zarzosillo de Arriba’, El Cabaco (Salamanca) y hay que recordar que en la feria pasada estos bureles fueron nobles, de buen juego y permitieron el lucimientos de dos espadas que salieron a hombros.

Para el último festejo, los toros estarán reglamentariamente despuntados para rejones y las características necesarias para lograr la conjunción entre los jinetes y los morlacos serán temple, suavidad y galope constante, cualidades que tiene la ganadería de “Los Espartales”. Sus toros, que garantizan el paseo de orejas por los rejoneadores que los lidian, viven hasta el momento de su llegada al albero en Badajoz. Su encaste es Murube-Urquijo, toda una garantía de movilidad en las tardes estéticas en el arte de Marialva. Su divisa es azul y roja y los morlacos de este hierro salen a la plaza con la señal muesca en el pabellón auricular derecho y orejisano en la izquierda. Morfológicamente se trata de animales de gran volumen corporal, bien enmorrillados, caja profunda y cabeza grande. Predominan las encornaduras brochas o en corona pero no de mucha longitud. Seguro que, al igual que ocurrió el año pasado, donde Andy Cartagena logró un rotundo triunfo, el de Benidorm, Galán y Ventura hacen las delicias de los allí presentes con la complicidad de los espartales que salten a la Condomina.

Una temporada más, presenciaremos en Murcia un ritual donde el hombre, vestido de luces o a caballo, y un animal salvaje, se encuentran en un momento y en una plaza, la murciana, para admirar esa unión mágica, llena de color, belleza, valor y maestría que hacen que los que la presencian, beban del arte.

Excelentes mimbres

 

Una vez más, y pese a que pasan los paseíllos temporada tras temporada, la feria de Murcia sigue dando pasos firmes en el planeta del toro. Y eso que por su albero ha pasado un elenco de figuras tan extenso, variado y de tan suprema categoría, que si nos pusiéramos a rememorar con los aficionados las vicisitudes acontecidas daban para varios tomos de libros plagados de momentos para el recuerdo. Y pese a esa variedad, el deseo de generar grandes tardes, redondas faenas, aficionados oriundos y forasteros toreando por los bares y restaurantes de la capital murciana, hace que la empresa aumente año a año su ambición de agradar al público. Máxime en un momento clave donde el sí a la fiesta de los toros tiene que unir a aficionados, prensa, coletudos, ganaderos y empresarios. La suma de todos esos factores, ha servido como acicate para que Toros Sureste, una vez más haya puesto toda la carne en el asador a la hora de programar las tardes de toros y toreros.

 

Así, en el albero de La Condomina están citados una vez más figuras consagradas del arte de chuchares, los que vienen “arreando” por estar causando una gran sensación toda la temporada y los mejores centauros del escalafón. Además, siempre hay cabida en este ciclo a las jóvenes promesas que necesitan de festejos para curtirse y poder llegar algún día a tomar la alternativa, aspecto que hay que destacar y valorar sobremanera en aras de la continuidad de este espectáculo tan nuestro.

13631669_1752826138317051_4169670306057991463_n-2.jpg

Pero centrando de salida los festejos, el ciclo murciano arranca con un festejo de máximo interés. Abrirá el paseíllo del domingo 11 de septiembre, en lo que será el pistoletazo de salida a tres tardes de toreo a pie, el diestro extremeño Miguel Ángel Perera. El de Puebla de Prior está viviendo una temporada que podríamos titular de su resurrección, ya que en septiembre del año pasado sufrió una gravísima cornada en Salamanca. Sin embargo, ha estado todo el verano recuperándose a conciencia para poder llegar a cumplir en plazas como Madrid, Sevilla, Valencia o Pamplona donde de nuevo ha demostrado y está demostrando que sigue siendo un torero poderoso. Sin ir más lejos ha resultado triunfador de la feria de Burgos donde aun perduran a esta fecha los aromas con su buen manejo de los engaños. Esa jornada está acartelado junto a su paisano extremeño, Alejandro Talavante, uno de los toreros imprescindibles en las ferias de prestigio como la de Murcia y una de las grandes figuras de la actualidad. Talavante es sin duda un intérprete de muchos de los mejores momentos de la temporada. De hecho, ha puntuado en todas las plazas de primera categoría en las que en las que ha toreado: Valencia, Sevilla, Madrid, Córdoba y Pamplona donde volvió a rozar su primera Puerta Grande en la Feria del Toro siendo uno de los diestros destacados de San Fermín. Talavante llegará en esa línea ascendente que está demostrando en cada festejo que actúa como a buen seguro lo hará el diestro local Paco Ureña, que fue reconocido por la mejor estocada de la pasada feria, y que si bien la temporada pasada fue generando expectación en torno a su gran concepto e interpretación del toreo, en la presente todas aquellas magnificas sensaciones son ya realidades consolidadas. Prueba de ello fue su recital de valor y de toreo de quilates que consagraron al de Lorca ante el público entregado de Madrid el pasado San Isidro. La materia prima a cargo de Juan Pedro Domecq hará su parte para el seguro lucimiento de la terna.

 

Si la primera jornada se antoja apetecible, que decir de la segunda que reúne al presente y el futuro de la tauromaquia. El lunes 12 de septiembre, los astados que saltaran por el portón de los sustos pertenecen al afamado hierro madrileño de Toros de Victoriano del Río. Además, si a quién tienen delante esos morlacos es a Enrique Ponce todo puede pasar. El de Chivas que ha marcado una época en la historia de la tauromaquia y que sigue dejando bociabiertos a los aficionados de todo el mundo, sigue demostrando un dominio en ocasiones insultante. Coleccionista de récords, toreo con esmoquin con indulto incluido, faenas apoteósicas como la de hace unos días en Santander, hacen del maestro valenciano un referente para deleite de los aficionados por profesionalidad, saber hacer y torería. Le sigue en esa deseada tarde “El Juli”, otro que continua como primerísima figura del toreo, que esta viéndose privado de más y rotundos triunfos por marrar con la toledana pero que sigue saliendo a hombros de plazas clave como Pamplona con un gran tirón mediático. Además, la pasión de Julián López por su profesión, su conocimiento de los terrenos y su valor hacen de él una apuesta segura para el aficionado. Y cerrará esa tarde el peruano Andrés Roca Rey que supone la indiscutible sensación de la temporada. Tiene valor sereno, cabeza fría y gran capacidad, no obstante ha logrado un hito que no ha logrado ningún otro matador demostrando que quiere convertirse en el rey de la fiesta. Se ha convertido este julio en el único matador en activo que ha desorejado a un toro en Madrid y dos en San Fermín en un mismo año, e igualó a “El Juli” al haber abierto la Puerta Grande en sus dos corridas en la capital navarra en todo el Siglo XXI al desorejar a dos toros en dos tardes distintas en San Fermín. Arrasó también en fallas y en la feria de julio de Valencia. Roca Rey además se muestra firme como su apellido cada vez que es anunciado. Está en ese momento dulce que parece no tener límites, salvo por un posible percance, porque arriesga continuamente, incluso a veces, rozando la temeridad.

 

Se cierran las citas de toreo a pie el martes 13 de septiembre con otro gran cartel. El granadino David Fandila “El Fandi”, a buen seguro, hará las delicias de los aficionados que se den cita en la plaza de toros de La Condomina a base del variado surtido de quites con el capote, experto manejo de los rehiletes en tercios de banderillas bulliciosos y serias faenas de muleta. “El Fandi”, siempre presente en las mejores ferias, lleva más de una década entre los toreros con mas contrataciones por temporada. Entre los más contratados, están también sus compañeros de cartel esa tarde que además recientemente protagonizaron una doble puerta grande en la primera plaza del mundo. José María Manzanares está en un gran momento de madurez profesional. Así lo ha ido demostrado en cada actuación en lo que va de año, hasta doctorarse el pasado mes de junio en Madrid donde el diestro alicantino bordó una faena con duende y torería y salió por la puerta grande. Sin duda esa faena de clase y estética ha quedado para la historia y el público presente así se lo hizo saber al joven matador, que se ganó su cariño a base de verdad. Esa tarde célebre en la capital de España vio salir también en hombros a Alberto López Simón. Curiosamente cerrará los días de festejo a pie el actual número uno del escalafón. El madrileño que apuntó maneras la pasada temporada después de algún altibajo personal y profesional, ha confirmado el porque de su triunfo rotundo en 2015 en Madrid donde conquistó tres Puertas Grandes. Sin duda, otro gran mimbre para esta preciada feria, a la que se unirá la genética y buena selección ganadera del hierro que los García Jiménez-Olga Jiménez, de procedencia actual Domecq, reseñada para ese día.

 

Tras dos jornadas, para disfrutar primero del espectáculo Ópera Flamenca ‘Carmen’, de Salvador Távora el jueves 15, y de una novillada picada con José Manuel, David Fernández y Fran Ferrer, que debuta con caballos, el sábado 17 donde principalmente cuenta apoyar con presencia de aficionados a los más jóvenes en sus primeras etapas de su profesión soñada, se cerrará la feria con el tradicional festejo de rejones. La materia prima reglamentariamente despuntada para la ocasión correrá a cargo de Los Espartales de casta Vistahermosa, encaste Murube Urquijo.  Reses que tienen gran volumen corporal y que garantizan movilidad a los toreros a caballo. Abrirá la tarde del domingo 18 el triunfador de los jinetes del año pasado Andy Cartagena, que paseo cuatro orejas y un rabo. La empresa apuesta una vez más por lo seguro ya que Cartagena es un experimentado rejoneador en comunión con una gran cuadra que le permite hacer todo tipo de cabriolas, quiebros, y suertes con firmeza. Actuará también esa tarde en La Condomina, Sergio Galán y Diego Ventura, que garantizarán una gran pelea para ver quién sale victorioso.

 

Galán, exhibirá varios de sus bellos corceles entre los que se encuentra “Titán” que se deja llegar los pitones de sus adversarios en varias piruetas imposibles. Por su parte, el portugués Diego Ventura, que brilla de forma magistral allá por donde va, cuenta con un caballo de nombre “Sueño” que deja ensimismado a quien lo ve actuar. La suerte está echada, estos son los hombres y los nombres, y no cabe ninguna duda que los mimbres son de calidad excelente para hacer una gran feria de Murcia, que necesita de la complicidad del público para lograr una bella obra.