Cuando Murcia se viste de feria.

Durante todo el año todos recordamos esas tardes de feria que compartimos con nuestros amigos, nuestras familias, nuestras parejas o con nosotros mismos. Añoramos esa semana de septiembre que se antoja tan especial y que, cuando acaba, ya estamos deseando que vuelva para seguir disfrutándola. Comentamos durante todo el año aquellos ratos que nos han emocionado por encima del resto, aquel aperitivo que te tomaste con tus amigos en aquel bar, aquel paseo hasta el coso de la Condomina o la simple forma de galopar con emoción de aquel toro. Todos aquellos momentos que hacen que la Feria de Septiembre de Murcia sea tan especial.

En estos días de verano en los que casi todos hemos tenido algún merecido día de descanso hemos podido ver por televisión, leer en prensa o simplemente seguir por las Redes Sociales que otras ciudades españolas ya están saboreando esas sensaciones; como Málaga que ya está en feria, u otras ciudades como Almería que está a punto de comenzarla. Sin embargo, para la feria de Murcia nos queda un poquito más, pero todas esas sensaciones que nos invaden  año a año están más cerca, ya que dentro de un mes estaremos disfrutando de la nuestra.

Y es que una tarde de Feria en Murcia no es una tarde cualquiera, es una tarde única. Es especial desde el principio hasta el final, desde ese momento que uno se desata de ocupaciones o simplemente sale de casa, queda con los amigos para tomar el aperitivo, ese aperitivo que termina convirtiendo en comida, una comida con una buena sobremesa y después de esa gran sobremesa todos a la Plaza de Toros para vibrar en cualquiera de sus tendidos con las grandes figuras del toreo.

Hay tantas realidades como personas, y para cada persona un mismo momento puede ser percibido de una forma diferente, pero la esencia de los grandes momentos suele ser percibida e interpretada de forma muy similar por las todas personas, y eso es lo que ocurren en los tendidos de la Condomina. Hay grandes momentos que son para todos y pequeños momentos que son grandes para quien los vive. Nos referimos por ejemplo a aquellos abonados que tienen su localidad en la Plaza desde tiempos inmemoriales y que tienen muchísimos años al mismo “vecino” de asiento, solo se ven en la Plaza pero comparten, comentan, disfrutan juntos de lo que pasa en la arena. Nos podemos referir también a aquellas personas que van por primera vez a los toros y que desconocían la buena costumbre de la merienda y han ido sin nada a la plaza pero los aficionados de las filas superiores e inferiores comparten de buena gana con ellos las típicas empanadillas, los bocadillos, los bizcochos, la bota de vino, nuestra Estrella de Levante. En fin, un sinfín de pequeños momentos que hacen que los grandes momentos que nos dan las reses y las figuras de toreo sean enaltecidos.

La mejor guinda a este pastel de afición, amistad y pasión, en la ciudad en la que el toro enviste es que los astados y los maestros consigan que cualquiera de las tardes de toreo que están por llegar sea una tarde de puerta grande en la que los aficionados despidan a los toreros por la puerta grande hasta el año siguiente.

Hablamos de tardes especiales, de momentos para recordar, de sensaciones a vivir año tras año, de momentos que compartes con la gente que tu quieres, tardes de ciudad que hacen que el mes de septiembre en Murcia sea muy especial, tardes que estarán con nosotros en un mes. Tardes que queremos compartir contigo. En la Plaza. En tu Plaza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s